21 jun. 2009

Futebol de Rua

FÚTBOL DE CALLE
Luiz Fernando Veríssimo


La picadita es el fútbol de campito, de terreno baldío. Pero existe un tipo de fútbol aún más rudimental que la picada. Es el fútbol de calle. Cerca del fútbol de calle cualquier picada es un lujo y cualquier terreno baldío, el Maracanã en juego nocturno. Si eres hombre, brasilero y criado en ciudad, sabes de qué estoy hablando. Fútbol de calle es tan humilde que llama la picada de “señora”.
No sé si alguien, algún día, de joda o por nostalgia, puso en un papel las reglas del fútbol de calle. Ellas serían más o menos así:

DE LA PELOTA – La pelota puede ser cualquier cosa remotamente esférica. Incluso una pelota de fútbol puede servir. Ante la desesperación, se usa cualquier cosa que ruede, como una piedra, una lata vacía o la cartuchera del hermano menor, que saldrá corriendo a quejarse en casa. En el caso de usar una piedra, lata u otro objeto contundente, se recomienda jugar con zapatos. Se preferencia los nuevos, del colegio. Quien juega descalzo debe cuidar de patear siempre con la uña del dedo gordo que de hecho estaba necesitando un corte. También es permitido el uso de frutas o legumbres en vez de pelota, recomendándose, en este caso la naranja, la manzana, el zapallito y la pera. Se desaconseja el uso de tomates, sandías y claro, de huevos. El ananá puede ser utilizado, pero entonces nadie querrá ser arquero.

DE LOS ARCOS – Los arcos pueden ser hechos con, literalmente, lo que tengan a mano. Ladrillos, adoquines, camisas amontonadas, los libros de la escuela, el estuche del hermano menor, y hasta el hermano menor, a pesar de sus protestas. Cuando el juego es importante, se recomienda el uso de basureros. Llenos para aguantar el impacto. La distancia reglamentar entre un arco y el otro dependerá de discusión previa entre los jugadores. A veces esa discusión demora tanto que cuando la distancia es estipulada ya es la hora de ir a cenar. Basurero volteado equivale a medio gol.

DEL CAMPO – El campo podrá ser sólo hasta el cordón de la vereda, vereda y calle, calle y vereda del otro lado y – en los clásicos – la cuadra entera. Lo más común es jugar sólo en el medio de la calle.

DE LA DURACIÓN DEL JUEGO – Hasta que la madre los llame o hasta que oscurezca, lo que venga primero. En los juegos nocturnos, hasta que alguien del vecindario llame a la policía.

DE LA FORMACIÓN DE LOS EQUIPOS – El número de jugadores en cada equipo varía, de uno a 70 en cada equipo. Algunas convenciones deben ser respetadas. El que juega mal va al arco. Cojo juega de puntero, izquierda o derecha dependiendo de qué pierna le falte. De lentes son armadores para evitar los choques. Gordo es defensa.

DEL JUEZ – No hay juez

DE LAS INTERRUPCIONES – En el fútbol de calle, el partido sólo puede ser paralizado en una de estas eventualidades:

a) Si la pelota se va bajo un auto estacionado y nadie consigue sacarla. Mandar el hermano menor…

b) Si la pelota entra por una ventana. Em este caso, los jugadores deben esperar no más de 10 minutos por la devolución voluntaria de la pelota. Si esto no ocurre, los jugadores deben designar voluntarios para golpear la puerta de la casa o departamento y solicitar la devolución, primero de buenas maneras y después con amenazas de depredación. Si el departamento o casa es de militar retirado con perro, se debe providenciar otra pelota. Si la ventana por la que entra la pelota está cerrada en la ocasión, los dos equipos deben reunirse rápidamente para deliberar qué hacer… a unas cuantas cuadras de distancia.

c) Cuando pasa por la vereda:
- Personas ancianas o con defectos físicos.
- Señoras embarazadas o con niños en brazos.
- Aquél minón del 701 que nunca usa corpiño.
Si el juego está empatando 20 a 20 y casi en el final, esta regla puede ser ignorada y si alguien está en el camino del equipo atacante, mala suerte. Nadie les dijo que invadieran el campo…

d) Cuando pasan vehículos pesados por la calle. De ómnibus hacia arriba. Bicicletas y Volkswagen, por ejemplo, pueden ser pateados junto a la pelota y si entran en el arco, es gol.

DE LAS SUBSTITUCIONES – Sólo se permiten sustituciones:

a) En el caso de que un jugador sea llevado por la oreja a su casa para hacer las tareas.

b) En caso de atropellamiento vehicular.

DEL INTERVALO PARA DESCANSO – Estás de broma.

DE LA TÁCTICA – Se juega al fútbol de calle más o menos como al fútbol de verdad (que así es como se llama a la picada en la calle), pero con algunas importantes variaciones. El arquero sólo es intocable dentro de su casa, para donde huyó gritando por ayuda. Es permitido entrar en el área adversaria haciendo paredes con una Combi. Si la pelota da vuelta a la esquina, es córner.

DE LAS PENALIDADES – La única falta prevista en las reglas del fútbol de calle es tirar un adversario dentro de la alcantarilla. Es considerado una actitud antideportiva y sancionada con un tiro indirecto.

DE LA JUSTICIA DEPORTIVA – Los casos de litigio se resuelven a trompadas.


6 comentarios:

  1. Esse texto do Verissimo me lembrou outro em que ele faz um paralelo entre o futebol de botões e a parceria Chico e Edu:

    "Bom era futebol de botão. Você podia ter quem quisesse no seu time, sem limitações não só de verbas como de tempo e lógica.

    Di Stefano fazia dupla com Zizinho, Stanley Matthews cruzava bolas para Leonidas, e nada impedia você de ir buscar talento fora do futebol: Albert Eínstein de centro-médio e cérebro da equipe, por que não? Só não tive Pelé no meu time, entre o Tesourinha e o Heleno de Freitas, porque quando o Pelé começou a aparecer eu já não jogava botão. Como seria o meu time de botão, hoje? Castilho, Djalma Santos, Muhamad Ali, Desailly e Nilton Santos; Diderot, Dunga e Redondo; Charlie Parker, Pelé...

    Nunca mais se teve a mesma possibilidade de comandar a realidade como num time de botão. A imaginação era livre, claro. Em pensamento comiam-se mulheres e viviam-se glórias impossíveis. Mas no futebol de botão o mundo estava ali, sob os seus dedos, para ser organizado como você o queria. Só um romancista teria o mesmo domínio sobre seus personagens como você escalando seu time de botão. No fim éramos isso, ficcionistas inventando tramas e manipulando vidas em cima da mesa, onde o Ademir recebia passes do Puskas e você era o senhor de pelo menos onze destinos. Isso quando não jogava sozinho, pois aí era o Deus da Criação.

    Me lembrei do meu time de botão quando li que o Chico Buarque e o Edu Lobo tinham se rejuntado para fazer um musical com texto e direção da Adriana e do João Falcão. Está aí, pensei, se eu fosse fazer um musical brasileiro de mesa seria justamente esses os nomes que poria nos meus botões. Não dá para imaginar combinação mais imbatível, um time mais de sonho. Cruyff, Platini, Maradona e Ronaldinho com o joelho bom - só que neste caso são todos de verdade!"

    Beijão!

    ResponderEliminar
  2. puxa... que texto maravilhoso Romyna!!! Vou acabar traduzindo esse tammbém, talvez junto com o texto que o Chico escreveu também sobre futebol, e aquela música do Chico também em torno ao mesmo tema.
    brigada pela "chispa" amiga

    ResponderEliminar
  3. Simplemente genial!!!! Eso y sólo eso es FÚTBOL.

    ResponderEliminar
  4. :D me gusta ^^ gran traduccion. El futbol bueno es el que se ve en las calles, el de los campos grandes es un negocio.

    ResponderEliminar
  5. pues así es David. El de las calles, el de las playas, el de las laderas de los cerros, el que se vive a pie descalzo y sin reglas demasiado estrictas. Lo otro como tú dices es profesión y negocio.

    ResponderEliminar

Comente aqui..