13 abr. 2009

Trocando em miúdos

Chico Buarque




Haciendo las cuentas

Voy a dejarte la cinta del Bonfin
No me sirvió
Pero sí me quedo con el disco de Pixinguinha
El resto es tuyo

Haciendo las cuentas
Puedes guardar
Las sobras de todo lo que se dice hogar
La sombra de todo lo que fuimos nosotros
Las marcas de amor en nuestras sábanas
Y nuestros mejores recuerdos

Aquella esperanza de que todo se arreglará
Puedes olvidar
Aquella alianza puedes empeñarla
O derretirla
Pero debo decir que no voy a darte
El enorme placer de verme llorar
No voy a cobrarte por los daños
Mi pecho tan lacerado

Es más, acepta una ayuda de tu futuro amor
Para el alquiler
Devuelve el Neruda que me tomaste
Y nunca leíste

Golpeo el portón sin hacer alarde
Me llevo mi cédula de identidad
Una última cerveza, mucha nostalgia
Y la leve impresión de que ya voy tarde.







Nota del Traductor:

Medida do Bonfim

La cinta original fue creada en 1809, desapareciendo al inicio de la década de 1950. Conocida como medida del Bonfim, su nombre se debía al hecho de que mide exactamente 47 centímetros de largo, medida esta que es idéntica al brazo derecho de la Estatua de Jesús Cristo, Senhor do Bonfim, situada en el altar mayor de la iglesia más famosa de Bahia.

Se venden en diversos colores, que poseen connotaciones religiosas. Cada color representa un orixá. Así el verde oscuro es para Oxossi, celeste para Iemanjá, Amarillo para Oxum, etc.

La superstición manda que se anude en el pulso con tres nudos mientras se hacen tres pedidos y se tiene que dejar la cinta en la muñeca sin sacarla nunca hasta que ésta se rompe para que los deseos se cumplan.

2 comentarios:

  1. Uia! Esse negócio da fitinha do Nosso Senhor do Bonfim dá certo até pra hereges agnósticas como eu. Certa vez, fique um ano e meio com uma azulzinha (me lembro até da cor) no braço. Mas os três pedidos se realizaram.

    Quanto à música do Chico, é linda de chorar.

    Beijos, Paty!

    ResponderEliminar
  2. é sim... eu já chorei um bocado com essa música...
    a fitinha do Nosso Senhor... eu só tive uma na infância, e nao lembro nem o que pedi rsrsrsrsrsr

    ResponderEliminar

Comente aqui..