18 abr. 2009

Valsinha

Chico Buarque


Una amiga me hizo ver que esta bien podría ser la conclusión de la historia de la pareja del Tratado de Impaciencia Nº 10 de Sabina... Me gustaría pensar que sí...




Vals

Un día, él llegó tan diferente de su manera de siempre llegar
La miró de un modo mucho más cálido que lo que siempre solía mirar
Y no maldijo la vida tanto como era su modo de siempre de hablar
Ni la dejó en un rincón, para su gran espanto, la invitó a rodar.
Y ella entonces se puso bonita, como hace mucho no quería osar
Con su vestido escotado con olor a guardado de tanto esperar
Después se dieron los brazos como hace mucho no se usaba dar
Y llenos de ternura y gracia, fueron a la plaza y comenzaron a abrazarse
Y allí bailaron tanto que toda la vecindad despertó
Y fue tanta felicidad que la ciudad entera se iluminó
Y fueron tantos besos locos, tantos gritos roncos como no se oía más
Que el mundo comprendió
Y el día amaneció
En paz.


2 comentarios:

  1. ojalá así sea... confiar y esperar... creer en el amor, en que se tiene razón cuando llega quien sabemos que es esa, aquella persona que siempre esperamos, toda la vida... aunque no todo empiece color de rosa.

    ResponderEliminar
  2. las historias color rosa no dan un buen libro... una vida chata e igual, siempre ok no te permite apreciar lo bueno cuando llega.

    ResponderEliminar

Comente aqui..